LA VELOCIDAD DE LAS RAÍCES